Masa de Hojaldre a la Morenita

Error message

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls in _menu_load_objects() (line 579 of /home/qdvxzls4cucp/public_html/includes/menu.inc).

Si querés hacer una masa de hojaldre y no querés comprarla congelada, podés prepararla por tus propios medios.

A continuación vas a ver una forma rápida y sencilla de hacer masa de hojaldre.

Ingredientes:

  1. 1 taza (110 gramos) de harina
  2. ¼ de cucharadita de sal fina
  3. 10 cucharadas (5 onzas) de mantequilla fría
  4. ⅓ taza (80 mililitros) de agua fría

Preparación:

1. Vertís la harina y la sal en una batidora y lo removés por algunos segundos.

2. Añadís la mantequilla un poco a la vez en la batidora y mezclás poco a poco.

3. Añadís el agua fría y mezclar por algunos segundos más. La masa comenzará a unirse y a separarse de los lados del tazón.

4. Cubrís la masa con papel plástico y ponerla en el refrigerador durante 20 minutos. Esto da tiempo para enfriar la mantequilla, y evita que la masa se vuelva demasiado blanda. Después de 20 minutos, agarrás la masa y la desenvolves.

Espolvorear un poco de harina sobre la mesa y el rodillo. Esto evita que la masa se pegue a todo.

5. Llevás la masa de hojaldre sobre la mesa espolvoreada y amasar. Un consejo; no hagas la masa muy delgada.

Utilizá el rodillo para extender la masa en un rectángulo. La masa debe ser tres veces más larga que ancha. Doble la masa en tres partes.

6. Girá la masa 90 grados a cada lado. No importa de qué lado: a la izquierda o a la derecha. Si la masa no se mueve con facilidad, significa que ha comenzado a pegarse a la tabla de cortar. Suavemente levantá y extendé un poco más de harina sobre el tablero. Y continúa estirando con el rodillo.

7. Repetí el proceso de doblar y estirar, unas seis a siete veces más. De esta manera, estás creando capas delgadas en la masa.

Envolvé la masa en papel film y ponerla en el refrigerador. Dejalá ahí durante al menos una hora, o durante toda la noche.

 

Una vez que la masa este muy fría, podés sacarla del refrigerador, extenderla, y utilizarla para hacer los croissants, pasteles rellenos, o cualquier receta para hacerlas al horno.

¡Espero que te haya gustado!

Saludos, la morenita.